La importancia de la rutina en la enfermedad crónica

Como-hacer-un-reloj-de-arena-de-cristal-istock

Tanto médicos como pacientes se reafirman en lo importante que es mantener una rutina cuando padeces una enfermedad crónica. Si ésta conlleva dolor y limitaciones físicas, cobra más importancia aún.

Cada cual conoce su cuerpo mejor que nadie, y debe saber escucharlo y hacerle caso. Pues las señales que nos manda, de una forma o de otra, siempre deben tenerse en cuenta. Porque eso ocurre por algo.

Seguir leyendo “La importancia de la rutina en la enfermedad crónica”

Bofetadas morales para reflexionar

No sé si os ha pasado que, a veces, alguien te dice algo que te hace caerte de la nube, y ves las cosas de otra manera. O al menos consideras ese punto de vista, que te parece que en realidad es mejor que todo lo que te ronda por la cabeza en los momentos menos buenos.

Los que convivimos con enfermedades crónicas, raras, incurables, y soportamos dolores indecibles cada día, o gran parte de ellos, vivimos en un vaivén emocional que, al menos a mí, me cuesta mucho controlar la mayoría de veces…

Seguir leyendo “Bofetadas morales para reflexionar”

7 años… y una vida

Hace algo más de dos años que empecé a escribir este blog.
Motivada por unas personitas que admiro profundamente, alentada por las que fui conociendo en este ciber mundo, por páginas de e-pacientes, redes sociales… Aquella época supuso algo muy importante. Pero yo aún no lo sabía.

Después de algunos años y todas las historias que os he ido contando, una médico increíble, y desde entonces gran apoyo y amiga, creyó dar con “esa cosa tan rara que me pasaba”.

Y acertó.

Seguir leyendo “7 años… y una vida”

A puerta cerrada, llave encontrada. A veces…

No os he contado por qué  “Pandora tiene la llave”

Pandora fue aquella mujer curiosa, yo pienso que inquieta más bien  😉 , que abrió la caja de los truenos, pese a que le dijeron expresamente que no lo hiciera.

Yo lo traduzco, bueno, lo hace mi imaginación  🙂 , no recuerdo toda la historia, en que ella tenía una llave que le servía para controlar lo que quisiera saber o no. Es una bonita invención, ¿no?

Yo pienso que, en nuestra situación, tenemos muchas llaves que nos abren puertas, y otras tantas que nos las cierran. No todas dependen de nosotros, y algunas veces ni lo sabemos.

Lo vengo a decir por lo siguiente: el diciembre pasado conocí a House  🙂

Seguir leyendo “A puerta cerrada, llave encontrada. A veces…”