Never can say goodbye

picsart_01-07-12.25.57

Como cantaba Gloria Gaynor allá por 1975, y años más tarde versionearon The Communards en 1987, no puedo decirte adiós.

Pero lo haré en unos días.

Mi ansiado, muy esperado y esperanzado cacharret biónico.

En unos días ya no estarás ahí.

Esa “foto” es de cuando tu anclaje se movió para quedarse junto a la columna, a ras de piel, a las dos semanas de conocernos, y hasta ahora. Bueno, hasta que te aparten de mí.

Ha dolido mucho, palparlo y sentirlo, casi verlo, sólo protegido por la fina piel de mi espalda.

Como la “pila”, el cacharret en sí. A veces se mueve y se ve sobresalir un ladito. Pero no es escandaloso. Si tocas la piel, lo notas. Nunca lo vi, pero lo conozco. Conozco sus medidas exactas. Conozco su dolor y sus molestias. Conozco su calor y cómo deformó mis chichas para hacerse un hueco…

Y conocí su empeño por funcionar. Y el mío. Y el del doctor crack. Y el de los técnicos… No podemos decir que no hemos luchado, que no lo hemos intentado TODO.

No puedo decirte adiós, porque pusimos todas las esperanzas para paliar el dolor de esta puñetera enfermedad en ti. Porque todo lo demás falló. Y tú eras lo único y lo último a lo que aferrarnos.

No ha sido culpa tuya. Ni mía. Ha sido la vida, la ciencia, que no se ha alineado.

No esta vez. Quién sabe si algún día tu hermano mayor venga a ocupar el hueco que pronto dejarás. Y él sí pueda aliviar mis días…

No puedo decirte adiós, porque pese a todo, que ha sido mucho, te quiero. Y te agradezco, ahora con lágrimas en los ojos, que hayas estado conmigo. Que aún estés.

Jamás me he arrepentido de tenerte conmigo. Y nunca lo haré. Hemos aprendido mucho. Y jolín, ¡cómo disfrutamos los primeros meses! Me hiciste andar, ¡me fui al primer festival de música de mi vida! 😃

Y todo por ti. Sí, también cambié muchas cosas por ti. Y algunas fueron muy duras y complicadas. Pero nunca dejé de repetir que valía la pena.

La ha valido. Y te lo agradezco en el alma.

No puedo decirte adiós. Pero tengo tantas cosas que decir, que si me callo me salen subtítulos.

Seguiré sin ti, notaré tu vacío y te añoraré. Seré fuerte y seguiré teniendo esperanza. Y nunca olvidaré nuestro tiempo juntos.

No puedo decirte adiós… pero te lo diré, con todo mi cariño y con un enorme GRACIAS.

No me odies por separarte de mí…

Disfrutemos estos días que nos quedan. No como disfrute en sí, claro está 😅. Sino como recuerdo de habernos conocido y haberme hecho tanto bien, aunque fuera poco tiempo. Como recuerdo de nuestra lucha y la de los médicos, que intentaron todo por que nos lleváramos bien. Como recuerdo de lo que te he cuidado, y de lo que me has enseñado: que no hay que perder nunca nunca la esperanza, por muy feas que parezcan las cosas.

Pandora la guardó en su caja, ¿no?. A eso me aferro 🍀

Tú eras el huracán y yo la alta torre que desafía su poder.
¡Tenías que estrellarte o abatirme!
¡No pudo ser!
Gustavo Adolfo Bécquer.

9 comentarios en “Never can say goodbye

  1. Martha como dices, “esta vez no. Quién sabe si algún día tu hermano mayor venga a ocupar el hueco que pronto dejarás. Y él sí pueda aliviar mis días…”. La tecnología es nuestro aliado junto con las ganas de seguir adelante. Un beso cariñet.

    1. Gracias tesoro!
      Mirando el lado positivo, puedo “descansar” un tiempo y, cuando consideren oportuno los médicos, intentarlo otra vez. No perdamos la esperanza en ese “hermano mayor” 😉. Y sí, pese a todo, estaré haciendo lo que ya hice durante 9 años: está chupado. Ya sabes, a veces la procesión de dentro sale a expuertas pero que no falte nunca el humor y la fuerza. O casi nunca ☺️.
      Un abrazo, corazón!

        1. Eso es lo que pienso. Y lo que me tiene de baja moral las últimas semanas. Pero tengo suerte de los apoyos con los que cuento, y que no me avergüenza pedir ayuda. Aunque en el fondo sé que el trastazo contra el suelo va a ser de órdago…

          Un besazo 🍏💚🍀

  2. Martha como dices, “esta vez no. Quién sabe si algún día tu hermano mayor venga a ocupar el hueco que pronto dejarás. Y él sí pueda aliviar mis días…”. La tecnología es nuestro aliado junto con las ganas de seguir adelante. Un abrazo.

  3. Maria José Parra Perez

    Me ha encantado tu entrada, Marta. Se m han escapado algunas lágrimas tb. No como las tuyas q tienen q ser mas dolorosas. T entiendo taaaaanto. Tb mi neuro era lo último y mira al principio mejor. Ahora solo regular.
    A ver si sale su hermano mayor como dices y nos revoluciona a todas.
    Mucha fuerza, mi reina. Esto no.deja d ser una pérdida mas de tantas q hemos tenido. Comprendo tu dolor. Y aqui estoy para lo q necesites. No estás sola, mi Pandora.

    1. Bonita mía, mil gracias por tus palabras. También me has emocionado. También te entiendo. Y te apoyo muchísimo. Deseo con mucha fuerza que no te falle el neuro, que de regular no vaya a mal. Pero en el caso de que sucediera, aquí estaré, para eso y para todo lo que necesites. Mientras tanto, aprovecha los momentos buenos que nuestros cacharritos saben y/o han sabido darnos, que son muchos.
      Un abrazo, gracias!!!

      Pd: le daremos una oportunidad algunos ese hermano mayor 😉💪🏻

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s