Mi querida YO de 21 años: …

7763e5f758f408172062a89bae7447a6

¡Hola pequeña!

Hoy quiero contarte algo sobre ti. Sobre mí. Sobre nosotras.

No he venido simplemente a hablarte de tu futuro. He pensado que quizá te gustaría oír algún que otro consejo…

Como ves, al menos estarás aquí cuando dobles tu edad 😉. ¡Y espero que mucho más, por supuesto! 😅

Cuánto nos queda por vivir…

Tranquila, pequeña, lo estás haciendo bien. Yo lo sigo haciendo así, siempre lo mejor que puedo. Te va a ir bien 😊. Pero quiero que sepas que…

Visto con la perspectiva de los años, y en el momento de mi-nuestra vida en que me encuentro, creo que en aquel 1998 algo cambió, se activó, y empezó tu vida adulta. El año en que empezaste a trabajar para pagarte la carrera que quisieras estudiar…

Acabas de volver de Londres. Buscas trabajo para estudiar y para volver. ¡Lo que llegue primero! Jajaja, si es que eres un culo inquieto. Pero no vas a volver…

No pasa nada. Trabajarás mucho y en muchos sitios. Siempre, pese a todo, lo harás bien, incluso muy bien. Aunque no sean las mejores condiciones ni salario y cosas así. Serás buena en todo lo que hagas, te llevarás muy bien con todos, me atrevo a decir que serás reconocida y apreciada en tus trabajos. Porque, pequeña, desde dentro de unas semanas y hasta unos cuantos años, no vas a dejar de hacerlo. Pero siéntete orgullosa: yo lo estoy 😀.

Sí, lo has adivinado: no vas a estudiar la carrera. No serás profesora, ni arquitecto, ni economista… Ni escritora. Pero te daré una pista: vas a escribir, pequeña 😉.  Ah, no te preocupes, no es por ti-nosotras. Es que no te va a dar tiempo…

¿Cómo?. Lo sé, lo sé, suena confuso. Estás viva ahora mismo. ¿Entonces?. Bueno, ten paciencia y te lo cuento.

En unas semanas empezarás a trabajar durante mucho tiempo en el mismo sitio. Tu segundo empleo, no está mal. No pequeña, no te quedarás. Pero ¿y si te digo que hasta tu próximo empleo sólo pasarás un día sin trabajo? 😜

Cuídate mucho, porque vas a volver a hacerte daño como hace unos meses. Lo sé, qué mal. Pero es que eres una bruta y una cabezota. Sí, has adivinado: de nuevo tendinitis en el hombro. Tranquila, será en el otro. Y harás la bruta, ya te lo aviso. Tardarás aún muchos años en dejar un poco de hacerlo…

También tendrás tendinitis en las muñecas, en pocos años. Te harás daño trabajando, también. Por muy contenta que estés y muy bien que se te dé, serás brutita de nuevo cuando te lesiones. Pero te curarás, te lo prometo. O te acostumbrarás… 😅

En unos 3 años, vas a conocer a alguien que, muchos años después, será tu mejor-peor amigo: el dolor crónico. No te asustes, lo vas a superar… O algo así. Te lo digo porque no vas a poder evitarlo: te darán un golpe en el coche y te harás un esguince cervical. No se te curará bien, porque, entre tú y yo, la rehabilitación será una mierda. Lo siento, pequeña. Te dolerá el cuello durante años. A mí aún me duele, y mucho. Por algo de lo que luego te hablaré, ya siento tanto ese dolor… Y no te sorprendas si se me escapa un “Ojalá lo sintiera”. Pero no adelantemos las cosas…

Eso no te detendrá: seguirás trabajando y siendo una bruta 😂. Los masajistas y osteópatas serán tus nuevos y continuos conocidos. Tú, que además eres un hacha con las muletas cuando te haces esguinces, ¡hasta en los dos pies a la vez! Ay las muletas… No te asustes pequeña, te prometo que saldrás adelante y que no será para tanto 😃…

Por cierto, utiliza tu cabezonería para llegar hasta el final con ese accidente. Llegaréis a juicio y nadie te ayudará, aunque ahora te parezca absurdo. ¿Nadie? Nadie. Sólo tú. Pequeña, te prometo que, en lo que a mí me consta, vas a ganas todos los juicios a los que tengas que acudir. Oh no, no vas a hacer nada malo. Lo harás para defenderte, porque te harán daño y se te presentarán situaciones injustas y muy delicadas. No querrás, pero a veces las “faltas” evolucionan irremediablemente hasta acabar en un juzgado. Serán tres, y ganarás. Es decir, que se solventarán los asuntos. A veces “ganar” no es la palabra. Y eso hace poco tiempo que empiezas a sospecharlo… No será agradable, pero quiero que seas fuerte y que no te rindas, ¿vale?

Ah, lo sabía: quieres que te hable del amor… Ay pequeña, ahora mismo eso no te interesa demasiado. Tú eres… diferente. Te diré algo, algo que ya sabes muy bien: eres una gran amiga. Seguirás teniendo amigos y amigas que conservarás muchos años. Otros se irán… Pero no es por ti pequeña, es la vida. Hasta quien menos te imaginas… Pero no te lo diré ahora, os quedan muchos años para vivir grandes momentos juntas. Incluso los peores…

No te diré cuándo, pero ELLA se irá. Yo aún la echo de menos… 😢

Sabes que pasará. Pero no tengas miedo. Ahora la tienes en casa, os quedan algunos años para vivir más unidas que nunca.

Ella, tu ángel. Quien te ha criado y educado. Con los años te darás cuenta de cuánto te pareces a ella: mamá te lo dirá un día, y lloraréis las dos. Ella, que pasó una guerra, que sufrió pérdidas, la enfermedad del yayo… Y también el amor, la felicidad, la alegría. No sabes hasta qué punto te harás tan valiente como ella, la mujer a la que siempre has admirado y adorado por encima de todas las cosas. Yo aún lo hago, pequeña… ♥

Así que no, no voy a hablarte de amor, ni te diré si te casarás y tendrás hijos. Ay pequeña, eres muy independiente. Algunos opinan que algo rara. Tímida, dulce, una muy buena amiga de tus amig@s… Y siempre lo serás. Que no me entere yo 😜. Sabes, a día de hoy, a tu forma de ser y pensar se le llama “Feminismo” 😉💪.

Vas a ser feliz. Y a veces no. Te lo repito, eso es la vida. A mi me queda tanto por aprender… Aunque te parezca un poco raro. Nunca se deja de aprender.

Pero esto sí te lo puedo decir: ¡vas a ser tía! Jajaja, ¿a que no te lo crees? Vas a querer tanto a esos pequeños, vas a verlos mucho y cuidarlos. Lo sé, no te extraña, es que siempre has sido una madraza 😉.

Conocerás a gente maravillosa en tu vida. Personas que crees que están de paso, y van a tener un papel muy importante en ella. Y, como te he dicho, perderás a gente. Y no lo entenderás. Se irán porque serán cobardes y no comprenderán tu “nueva” situación. Pasarán años hasta que deje de hacerte tanto daño. Pero sabrás que es lo mejor. Que no te mereces que te quieran mal. Créeme. A mí también me invade la nostalgia a veces, y sigo sin comprender. Pero aprenderás como yo que cada cual toma sus propias decisiones, y no puedes hacer nada. Al igual que tú tomarás las tuyas. Y no debe importante lo que piensen los demás  Hasta ahora no hemos hecho daño a nadie, no te preocupes 😊.

Bueno, está bien, te lo diré: a ÉL ya le conoces. No te diré quién es porque no me creerás. Aunque tampoco te resultará extraño. Pero ahora, en tus 20 primaveras, quizá un poco sí. Te daré una pista: eres, y hasta donde a mí me consta serás, UNA BUENA AMIGA.

Al hilo de ésto quiero decirte que no te sientas mal por haber dejado las clases de solfeo hace tantos años. De no hacer caso a la guitarra y volverte loca con el piano eléctrico. Era la moda. Te diré algo: vas a tocar la guitarra 😏. ¡E incluso el ukelele! Te enseñará ÉL 😍. Lo sé, sigues sin saber quién es, ¡jajaja!. Es porque todavía no es músico… 😊

Conocerás a quienes creas que pueden ser ÉL. Sabes que las cosas importantes a veces no son tan fáciles, ni suceden pronto. Te vas a equivocar, pero no pasa nada, es normal. Todo llega en la vida, es cuestión de saber observar. Que tú a veces te armas unos líos… 😅

Y ahora lo siento, pequeña, pero tengo que hablarte de lo menos bueno. Algo que cambiará tu vida para siempre. Pero que, aunque tardes años en entenderlo (yo sigo en ello, pequeña), ni será el fin del mundo, ni te detendrá. Te hará más fuerte, más sabia, más valiente. Y entonces te dirán que te pareces a ella, a la “yaya”, la mujer que vivió cielos e infiernos (como muchos en aquellos años de guerra y miseria) y nunca perdió su sonrisa. A quien todos amaban. A quien SIEMPRE amarás.

Pero antes quiero darte una buena noticia: ¡volverás a ser fallera! 😁👏👏👏. Ya sé que este año ha sido el primero, y qué mal lo has pasado, con lo que a ti te gusta. Es más, en unos años serás fallera de una falla de Valencia. ¡Sí, irás a la ofrenda a la Virgen en Valencia! Si hasta ahora la has visto siempre en la tele, durante 12 años vas a acudir en persona. Lo sé, ¡no te lo puedes creer! Verás qué bonito es, pequeña.

Y ahora ya te lo cuento. Los últimos años irás a la ofrenda en silla de ruedas. No, no te asustes, por favor. Ni todos los que usan silla de ruedas han dejado de andar, ni todos a los que les cuesta andar van en silla de ruedas. Lo sé, es algo confuso. Pero no tengas miedo. Confía en mí, en ti.

Porque dentro de 10 años vas a enfermar. Estarás trabajando, claro. Serás feliz, te habrás independizado hace ya unos años, te habrán hecho indefinida en el trabajo (!), e incluso viajarás en avión. Siiii, ¿a que te encanta?. Serás formadora en tu empresa, y acudirás a dar cursos de formación en las nuevas aperturas. Es que eres genial, pequeña, y a veces se te olvida 😁.

Te pondrás enferma. Sabrás que algo raro sucede. Que parece una tontería, un pie que te duele, que no te deja caminar. Un dolor nuevo, que sube, que se apodera de tu cuerpo en poco tiempo… Aunque te digan que estás loca y es tu mente la que te ha dejado “cojita”, no lo creas. Nunca les creas. Va a ser muy duro. No estás loca, estás coja. Yo lo estoy, a estas alturas. Y lo voy a estar siempre. Así que no temas, te prometo que no se acaba el mundo. Aunque sea un tópico típico…

Tendrás que ser fuerte y luchar. Y cuando te vengas abajo, que lo harás, y mucho, vacía tu rabia y dolor, para volver a la carga. Porque, cuando menos lo esperes, el misterio se resolverá. Sí, pequeña, tendrás una enfermedad. Crónica, rara, incapacitante. ¡Una mierda de enfermedad!

Pero te prometo que vas a ser feliz. Que vas a vivir cosas buenas. Que vas a aprender, te vas a reinventar una y mil veces. No bajarás la cabeza y aceptarás tu situación sin más. No, cariño, tú no eres así. No “somos” así. Eres fuerte y valiente. Y lloras y te enfadas y te hundes. Y te levantas. ¡Eres humana, pequeña! Como te digo, es la VIDA.

Conocerás a personas a las que de otro modo nunca hubieras conocido. Bueno, si volvieras a Londres y te quedaras allí, o te fueras a otro lugar, lejos, o no, también lo harías. Pero, en este caso, esas personas te van a hacer crecer y aprender. Y créeme, te va a gustar.

Muchas de ellas están en un mundo 2.0 que ahora ignoras que existirá. Muchas de ellas van a reconfortarte, enseñarte y acompañarte más que tus seres queridos. Otra vez la vida, pequeña.

Así que no te preocupes. No tengas nunca miedo. Porque te prometo, pequeña, que nunca estarás sola.

Porque yo estoy en ti. Y tú estás en mí. Somos fuertes, valientes, luchadoras. Verás como al final no se trata de luchar contra lo inevitable, una y otra vez, como tienes por costumbre hacer 😊. Que una cosa es tropezar dos veces con la misma piedra, y otra es cogerle cariño, bonita 😜.

Verás como, al final, que no es más que otro principio, se trata de aprender y adaptarse. Y lo harás bien, pequeña.

A mí aún me queda mucho. Por aprender, por reír, por llorar. Por VIVIR. No lo olvides, pequeña: al menos hasta este momento, hemos llegado juntas. Y conseguiremos todo lo que nos propongamos, por lo que luchemos, y que sea posible. No le pidamos peras al olmo, jejeje. Confío en ti, pequeña: eres soñadora pero realista. Lucha por tus sueños, y si no se cumplen, suéñalos nuevos. Sé que no te rendirás.

Y recuerda, pequeña: como el junco que se dobla pero siempre sigue en pie.

¡Hasta pronto!

Fdo: tu YO de 41 años 😘

 

 

2 comentarios en “Mi querida YO de 21 años: …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s