De todo lo visible y lo invisible

IMG_20180830_103048_799

– Qué guapa estás, qué morenita, te veo muy bien. Chica qué bien te sienta la nueva jubilación, jajaja, cualquiera diría. Y con esa faldita vas monísima, ¿es nueva?

Al cabo de un rato me preguntó cómo estaba, si finalmente había notado algún alivio tras la radiofrecuencia que me realizaron en julio, si me iban a quitar el neuroestimulador pronto, si había ido a mi médico, y si me encontraba mejor del esguince en el pie.

Pero lo primero que miran es lo VISIBLE.

Y así, con sorna e ironía. Hasta que cambió el tono al ver mi cara, que era un poema…

Sí, estoy muy morena este verano. Siempre me he puesto morena con mucha facilidad, si tomo el sol me queda un tono de piel dorado muy favorecedor, que se torna cetrino en otoño.

VISIBLE.

Este mes he pasado todos los días que he podido en el chalet. Me compraron, a mí y los niños (cosa que me hizo muy feliz y me encanta incluirme con ellos), una piscina desmontable, de las que llaman tubulares, que a un adulto le cubre el agua hasta debajo del culete  y a los niños, de pie no les cubre. ¡Perfecta!

Como no podía sentarme (agua por el cuello, bien, pero espalda recta y pierna doblada, muy mal) y de pie me canso aunque sea dentro del agua (10 veranos me avalan 😉), y por supuesto no puedo nadar, me compraron una colchoneta 😃. Y me he dedicado a tumbarme en ella, boca arriba, y pasar los ratitos. ¡Y muy contenta! Tumbarme boca abajo era imposible: espalda curvada, ¡arg! 😅. Así que sí, me ha dado el sol, me he relajado, y estoy morenita de cara, brazos y piernas… ¡por delante! 😂. Pero ojos que no ven… Hacía años que no disfrutaba de la piscina, y menos me tumbaba en ningún sitio a tomar el sol. ¡Y lo he disfrutado, faltaría más!. Aunque me ayudaran a entrar y salir de la piscina, y los días malos ni pudiera echarme en la colchoneta…

INVISIBLE.

La espalda me duele muchísimo. No sé si más que antes, no quiero pensar. Me realizaron el bloqueo facetario por radiofrecuencia el 12 de julio, y esperando en reposo a ver si hacía efecto, han pasado las semanas. En fin, cuando me cite mi médico le pondré al día, otra cosa más que hemos intentado, y las que haga falta.

¿He dicho alguna vez lo genial que es mi doctor crack? Qué suerte tengo 😊.

Paso el día entre la cama y el sofá, o en la hamaca, de pino a pino, con mis cojines, leyendo. No me quejo, estoy tranquila, si no puedo hacer más ahora mismo, ya pasará. Y los ratos que puedo, lo hago. Si no me va a pasar factura, que me he vuelto muy controladora de excesos, por mi bien 😉.

Una foto en la hamaca : VISIBLE.

Que haya estado 5 minutos, con almohadas y dolor : INVISIBLE.

Me torcí tontamente el pie derecho. El “bueno”. Me hice un esguince, mejoré tras acudir al fisio y seguir unos días sus consejos. El miércoles, como estaba en Madrid, me vió mi médica de cabecera. Sigo teniendo el esguince 😮. No me dolía el pie, sino la rodilla, por la parte de fuera (por el dolor del tobillo). Pero estos días me duele tanto toooodo lo demás, que no me molestaba. Y como estaba haciendo reposo, pues menos. Es normal en estos casos. Me ha dicho que siga con  el reposo, hielo, tobillera si ando, y que vaya al fisio en Valencia. Ya le contaré al doctor crack cuando le vea… Pero vamos, que un esguince leve en mi caso no tiene mayor importancia que la de cuidarse mucho porque puede ser fatal (ya sabemos cómo le gusta al Simpático pasear por nuestros miembros). Y sólo me queda uno sin dolor neuropático: la pierna derecha.

Si ando, voy como un patito. Pero a mí no me importa. Si llevo muleta/ bastón, me lo cambio de mano todo el rato porque me duelen mucho.

VISIBLE.

Que una pierna la arrastre y el otro pie me moleste, y lo tenga que cuidar:

INVISIBLE.

Como siempre digo, sólo cojeo cuando ando 😀, y eso no se ve en las fotos. Ni siquiera si aparece el bastón.

INVISIBLE.

Este viaje a Madrid lo he hecho con una amiga. Nos alojamos en Gran Vía. Yo me quedé en la habitación del hostal  descansado, y ella salió unas horas, y vino a por mí para ir a cenar algo. Nos hicimos fotos. Qué monas y sonrientes salimos.

VISIBLE.

Yo estaba rota del viaje, y como no me alivia descansar, tenía las cucharas justas para salir a cenar. ¡Y bueno, que me apetecía salir un poco! Aún sabiendo que tenía por delante el día siguiente, con viaje de vuelta incluido.

INVISIBLE.

El miércoles llegué a mi casa destrozada, llorando de dolor. Me dio migraña, y para qué quería más. Me arrugué en el sofá, y me tuvieron que duchar y meterme en la cama. Lo habitual en estos casos. Pero qué bien lo pasamos las dos ese ratito y qué monas en las fotos…

INVISIBLE.

Ayer hice requetereposo. Vinieron dos amigas a cenar, y pasé demasiado tiempo sentada. Tenía dolor, y mi cara no lo escondía.

VISIBLE.

Hoy he amanecido con una contractura en el lado derecho de la espalda, y migraña también en lado derecho (¿WTF?). Y ésta es la hora que me encuentro fatal, echada, a oscuras, y con agonía y el cuerpo revuelto, y la cabeza explosiva. Y el dolor, claro, a tope.

INVISIBLE.

¡Pero qué mona estás así de morenita!

ESTO NOS PASA. CUANDO VIVES CON DOLOR CRÓNICO, MAL SI TE ARREGLAS, MAL SI NO LO HACES. TE JUZGAN POR FOTOS Y MOMENTOS, Y SE ABURREN DE OÍRTE CONTAR LO MISMO QUIENES SE ATREVEN A PREGUNTAR. Y ESO SI TE APETECE RESPONDER (OBVIAMENTE, QUE PARA ESO PODEMOS FINGIR O SIMPLEMENTE NO DAR DEMASIADAS EXPLICACIONES).

LO ESCUCHO UNA Y OTRA VEZ, EN SITUACIONES MUY SIMILARES. DESDE NUESTRA GENTE MÁS ALLEGADA, HASTA LOS CONOCIDOS QUE TE PUEDAS CRUZAR POR LA CALLE.

LO ENTIENDO, NI QUEREMOS HABLAR NI NOS GUSTA QUE NOS PREGUNTEN SIEMPRE. Y MUCHO MENOS QUE NOS JUZGUEN. “COMO YO TE VEO BIEN, ESTÁS MEJOR”, ESE ES EL VEREDICTO.

NO. ¡NO!

PERO NO TENGO GANAS DE EXPLICAR NI HACER RAZONAR A NADIE.

TE PRESTO MIS ZAPATOS POR UN DÍA.

  • Esta historieta es un ejemplo, quizá un poco tonto y superficial, de un comentario en concreto, pero muy habitual, en unos días que no estoy para tonterías. Ni para rebatirlas… Un ejemplo, como montones que tengo y tenéis. Por desgracia, ya sabemos todos de estas situaciones.
  • Una muestra más de lo que es VISIBLE para los demás cuando nos ven, y lo que permanece INVISIBLE y escondemos. A amigos, familiares, médicos incluso (no lo que escondemos, sino lo que quieren o saben ver, que a veces nos hace sentir tan mal atendidos, ya sabéis…)

Ojalá pudiera trabajar. Pero como no va a ser así, me alegro de no haberme rendido y haber llegado hasta el final con el tema de mi pensión. Se haga efectiva cuando sea 😠.

Ojalá estuviese morenita por haberme ido de viaje y tirarme en una playa. Pero tampoco me importa demasiado…

Ojalá no tuviera que ocuparme y preocuparme por un esguince leve que, con mi enfermedad, podría fastidiarme mucho.

Aún así, hago lo que puedo, y lo que debo. Disfruto de mis buenos momentos, de estar tranquila y encontrarme en una época de pocas preocupaciones.

No me importa lo que piensen o me digan los demás cuando me juzgan por tener un día buen aspecto, o por salir “mona” y sonriente en una foto. A nadie debo ya explicaciones. Los míos saben cómo estoy, y casi siempre ni a ellos les explico mucho más. Ya no me importa  Ya no me ofende. Ya no pierdo energías. He aprendido 😊.

Eso sí, no soportó y no consiento ni que se me juzgue, para bien o para mal, ni que se me ningunee por aquello de “como siempre estás malita…”

Pues a veces hago muchas cosas, e incluso disfruto y soy feliz. ¡No soy una alma en pena! ¿Por qué no me preguntas por otras cosas?

NUESTRO DOLOR ES INVISIBLE. NOSOTROS, NO.

💪💪💪

👣

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s